Select Page

¿En qué consiste la psicoeducación?
La psicoeducación no consiste sólo en informar a las personas con trastorno bipolar acerca de la enfermedad que padecen. Este tratamiento está basado en el modelo biosicosocial y proporciona a la persona una comprensión teórica y práctica acerca de su enfermedad. En este modelo de tratamiento, el paciente pasa a ser parte activa en la evolución favorable de su enfermedad.

 

¿Cómo se lleva a cabo?
El formato de la psicoeducación se lleva a cabo en grupos de personas con trastorno bipolar eutímicas conducidos por un experto en trastorno bipolar y un co-terapeuta. Los grupos de psicoeducación tienen una duración de 21 sesiones con una periodicidad semanal de una hora y media.

 

¿Cuáles son los objetivos tratados en la psicoeducación?

  1. Mejora de la conciencia de la enfermedad, aceptación del diagnóstico y manejo del estigma social
  2. Mejora del cumplimiento terapéutico y manejo de los efectos secundarios
  3. Detección e intervención precoz ante una recaída
  4. Manejo del riesgo de los tóxicos
  5. Regularidad de hábitos y manejo del estrés

 

¿Cuál es la eficacia de la psicoeducación?
En un estudio a cinco años realizado en el Hospital Clínic participaron 120 pacientes que se dividieron en dos grupos: un grupo recibió el tratamiento farmacológico prescrito y el otro grupo, además del tratamiento farmacológico, recibió tratamiento psicoeducativo durante 21 semanas.

Los resultados de este estudio longitudinal confirman que los pacientes que participan en las sesiones de psicoeducación sufren un 66% menos de episodios maníacos y un 75% menos de episodios depresivos respecto a los pacientes que sólo toman la medicación (sufrieron un 35% menos de episodios maníacos y un 56% menos de depresiones).

En resumen, la adición de la psicoeducación a un tratamiento farmacológico ayuda a las personas con trastorno bipolar a convivir con la enfermedad mediante una mejor comprensión de la misma, ayudando a los pacientes a reconocer los síntomas precoces de una recaída, el manejo de los síntomas y un mantenimiento regular del funcionamiento diario. Los pacientes que reciben psicoeducación tienen menos episodios respecto a los pacientes que solamente toman la medicación y estos episodios son más cortos.

Bibliografía:

Colom. F, Vieta, E. Manual de psicoeducación para el trastorno bipolar. Ars Médica, 2004

Colom F, Vieta E, Sánchez-Moreno J, Palomino-Otiniano R, Reinares M, Goikolea JM, Benabarre A, Martínez-Arán A. Group psychoeducation for stabilised bipolar disorders: 5-year outcome of a randomised clinical trial. Br J Psychiatry. 2009 Mar; 194(3):260-5

Inscripciones abiertas

9 + 12 =

Los invitamos a participar de este curso psicoeducativo dirigido a personas con Trastorno Bipolar.

El mismo tendrá lugar a partir del mes de Mayo. Las inscripciones se encuentran abiertas.

Preguntas frecuentes sobre el Trastorno Bipolar

¿Qué ocurre si no se trata farmacológicamente el trastorno bipolar?
No tratar farmacológicamente a los pacientes diagnosticados de trastorno bipolar implica con toda seguridad una recaída de la enfermedad, ya sea en fase depresiva o en fase maníaca.

No tomar la medicación es la causa más frecuente de recaídas y hospitalizaciones. Las recaídas, a su vez, implican una menor adaptación al entorno, tanto familiar, como social o laboral.

 

¿Es una enfermedad incurable y, por lo tanto, he de tomar medicación toda la vida?
El trastorno bipolar no es una enfermedad curable en el sentido más estricto de la palabra, pero, sin duda, con los tratamientos actuales, podemos conseguir una disminución o una mejoría sustancial de los síntomas y mantenerla compensada.

No sólo utilizamos tratamientos farmacológicos, que son fundamentales para mantener la enfermedad libre de síntomas, sino también tratamientos de tipo psicológico, psicoeducativo, que son muy útiles para que la persona pueda afrontar las dificultades relacionadas con la enfermedad.

 

¿Cuál es el papel de la familia en un paciente con trastorno bipolar?
El papel de la familia es crucial en el trastorno bipolar.

En primer lugar, porque puede ayudar al paciente a comprender las características de su enfermedad y la necesidad de seguir fielmente un tratamiento farmacológico y, en segundo lugar, porque puede ser la primera en detectar los síntomas de una recaída, tanto depresiva como maníaca, de esta manera, podrá ayudar a que el paciente consulte rápidamente con su médico.

 

El trastorno bipolar y el embarazo
En general, en la medida de lo posible, hay que tratar de evitar cualquier tipo de medicación durante el primer trimestre del embarazo salvo que sea estrictamente necesaria.

Es importante tener en cuenta que algunos de los fármacos indicados en el tratamiento del trastorno bipolar podrían producir malformaciones congénitas en el feto. Sin embargo, una de las etapas en la vida de una mujer que más se asocia a recaídas es precisamente la del embarazo, por lo que es necesario hacer una adecuada evaluación sobre qué riesgo y qué beneficio existe si se continúa o se suspende el tratamiento farmacológico.

Respecto a los medicamentos utilizados en el trastorno bipolar que más se asocian a malformaciones congénitas podemos mencionar los eutimizantes (estabilizadores del ánimo) como el ácido valproico, la carbamazepina (sobre todo malformaciones de tipo neurológico: 1%-5%) y el carbonato de litio (enfermedad de Ebstein: malformación cardiaca. 1-2 casos por mil).

Los antidepresivos y los antipsicóticos (medicamentos también de uso común en el tratamiento del trastorno bipolar) no han mostrado riesgo elevado de malformación congénita y parece que serían relativamente benignos para el feto. Sin embargo, es importante hacer hincapié en que, de ser posible, se vaya suspendiendo de forma muy paulatina el tratamiento farmacológico, sobre todo, como ya hemos dicho más arriba, durante el primer trimestre y SIEMPRE evaluando el riesgo/beneficio y teniendo en cuenta que cada caso es particular, por lo que el continuar o suspender el tratamiento tiene que ser una decisión individualizada.

 

¿Qué riesgo tengo de transmitir la enfermedad a mis hijos?
El riesgo que cualquier persona tiene de tener un hijo con trastorno bipolar es alrededor de un 1%.

Cuando el padre o la madre sufren la enfermedad, este riesgo se eleva hacia alrededor del 10-15 %, por lo tanto, podemos concluir que por la enfermedad no está contraindicado tener hijos.

 

¿Existe el trastorno bipolar infantil?
Ciertamente existen niños que desarrollan la enfermedad durante la infancia, aunque lo más común es el inicio en la adolescencia.

El hecho de que haya niños con trastorno bipolar es algo que se ha reconocido recientemente, hace años no éramos conscientes de que esto ocurría, pero actualmente, y afortunadamente, existen unidades y expertos en psiquiatría infantil que conocen y son capaces de dar tratamientos adecuados, ya que siempre hay que ser muy cuidadoso en el tema de los niños.

 

¿Afecta el trastorno bipolar a la inteligencia?
Realmente, el trastorno bipolar no afecta a la inteligencia. Las personas con trastorno bipolar pueden ser inteligentes o no serlo, y el hecho de sufrir la enfermedad no acaba deteriorando su inteligencia, sin embargo, sí es cierto que acaba afectando a ciertas funciones intelectuales, como la atención, la memoria y la capacidad de concentración.

Esto a veces puede conllevar problemas de adaptación laboral, académica, etc., porque realmente la acumulación de recaídas, sin un tratamiento adecuado, puede acabar perjudicando estas funciones memorísticas, especialmente de los pacientes con trastorno bipolar.

 

¿Cómo saber si un tratamiento es eficaz para el trastorno bipolar?
La forma de evaluar los tratamientos para el trastorno bipolar no es diferente de la que utilizamos para cualquier otra enfermedad médica.

La técnica que utilizamos son los ensayos clínicos, y previamente a que estos ensayos se realicen con pacientes, se hacen pruebas: primero en voluntarios, siempre con fármacos que tengan posibilidades reales de resultar seguros y eficaces. Sólo aquellos fármacos que demuestren de forma clara que son razonablemente bien tolerados y eficaces acaban siendo aprobados. Los fármacos en los que no se observe una relación de beneficios que supere los inconvenientes no son aprobados y no son utilizados en el trastorno bipolar.

 

¿Puede perjudicarme de algún modo tener que tomar litio durante tantos años?
El tratamiento con litio es un tratamiento de primera elección para los trastornos bipolares. Es muy eficaz y a la vez muy bien tolerado, con pocos riesgos.

Solamente tenemos que tener en cuenta que se debe controlar la función renal y la función tiroidea, porque son dos funciones que se pueden ver alteradas, a largo plazo, por el uso de la medicación. En el caso de verse alteradas, se puede buscar otra alternativa terapéutica por ejemplo.

 

¿La terapia electroconvulsiva puede ser útil en los trastornos bipolares?
El tratamiento con terapia electroconvulsiva es un tratamiento en vigor para los trastornos bipolares, sobre todo para los trastornos bipolares con ciclación rápida, aquellos que pasan de fases depresivas a fases maníacas continuamente, o para aquellos trastornos bipolares que, en fase depresiva o maníaca, no mejoren con los tratamientos farmacológicos convencionales. En estos casos, es un tratamiento perfectamente en vigor, útil, eficaz e inocuo.